Subscribe & Follow

martes, 25 de junio de 2019

BIZCOFLAN CON SEMILLAS DE CHIA

TRADICION EN NUESTRAS COCINAS


Dos recetas en una para un postres que ha ido mejorando con el paso del tiempo, hemos unido una base de bizcocho sin huevo, y con semillas de amapola, con la textura y el dulzor de un flan de huevo y caramelo, un postre que nos recuerda a los dulces que nos preparaban nuestras abuelas. 

Podéis utilizar cualquier receta de bizcocho que más os guste, no variará la receta original, yo he usado una receta de bizcocho de yogur sin huevo, me gusta hacer postres lo más ligeros posibles, y evitar añadir huevos en el bizcocho es una opción buena para no recargar las calorías del postre.

Además al añadir semillas de chía aumentamos los nutrientes saludables en un postre que además de rico es sano.

INGREDIENTES


Caramelo

1 cucharada de zumo de limón
6 cucharadas de azúcar

1. Ponemos los ingredientes en una cazuela pequeña, a fuego medio, hasta que logremos un caramelo dorado oscuro.

2. Cubrimos el molde elegido con el caramelo obtenido.

Flan de huevo

4 huevos
100 gr. azúcar moreno (panela)
500 gr. leche semidesnatada

1. Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la Thermomix, programamos 10 seg/vel 3, mezclamos.

2. Echamos la masa del flan sobre el molde con el caramelo. Reservamos.

Bizcocho 

1 yogur natural
1 vaso de yogur de aceite
1 vaso de yogur de leche semidesnatada
4 vasos de yogur de harina
2 vasos de yogur de azúcar moreno (panela)
1 sobre de levadura química 
1 cucharadita de aroma de vainilla
Semilla de chía

1. Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la Thermomix, excepto las semillas de chái, mezclamos programando 25 seg/vel 4.

2. Añadimos las semillas de chía mezclando con una espátula.

3. Echamos la masa del bizcocho sobre el molde reservado con el caramelo y la crema de flan. 

4. En este paso, comprobaréis que las masas no se mezclan,  metemos el molde en el horno sobre una bandeja con agua, previamente precalentado a 180º, con ventilador arriba y abajo, durante 30 minutos, aproximadamente, o cuando comprobéis con un palito que este sale limpio.

Cuando el bizcoflan este frío podéis desmoldarlo, y comprobareis que la masa de bizcocho a parte de crecer, se ha ido al fondo del molde al hornearse, y sobre ella quedará la crema jugosa de flan, y este con una dorada y rica cobertura de caramelo. 








Y lo que más me gusta de estos postres, es lo que reflejan estas imagénes, donde vemos un postre tradicional con aire vintage.






jueves, 20 de junio de 2019

ENSALADA DE CUSCUS

ENSALADA CON TOQUE INTERNACIONAL


El cuscús,  es un alimento que consiste en granos de sémola de trigo, puede cocinarse en recetas calientes o frías, hoy os traigo una versión fría y refrescante para una ensalada diferente a las que habitualmente tenemos en nuestra cocina mediterránea.

El cuscús puede combinarse con verduras, carne o pescado, también admite infinidad de aliños, pero el que usaremos hoy será uno muy sencillo y fresco.

Además, el cuscús, ya de por si, solo, es un ingrediente insípido y soso, por eso, me gusta añadirle, especias y hierbas aromáticas, como son la cúrcuma y el romero. 

INGREDIENTES

1 taza de cuscús
1 taza de agua
1 cucharadita de cúrcuma
1 tomate
Brócoli cocido
Aguacate
Tacos de jamón
1/2 cebolla
1 cucharadita de panela
50 ml aceite de oliva VE
Zumo de 1 limón
Hojas de romero
Sal 
Hojas de romero
Nueces 

1. Cocinamos el cuscús, calentando el agua hasta que hierva, echamos el cuscús en un bol, sal y cúrcuma, cubrimos con agua y hojas de romero, tapamos y dejamos reposar. 

2. En una sartén con aceite, sofreímos la cebolla junto con los tacos de jamón, echamos la panela y dejamos unos minutos al fuego medio. Reservamos. 

3. En un bol, mezclamos el cuscús, con el tomate picado, el aguacate, el brócoli y el sofrito, aliñamos mezclando el zumo de limón con el aceite de oliva, por último añadimos un ingrediente extra, las nueces picadas. 

En este tipo de ensalada, a mi personalmente, me gusta más el aliño con zumo de limón, da un toque refrescante, un sabor a cítrico que se funde de maravilla con el resto de ingredientes. 












miércoles, 12 de junio de 2019

CREMA FRIA DE CALABAZA ASADA

Como habéis podido comprobar he tenido el blog en fase de parada temporal, y os pido disculpas por ello, por motivos personales de fuerza mayor, no he podido dedicarme al blog estas últimas semanas, una operación de cadera me ha tenido y me tiene un poco ausente de trabajos tanto virtuales como gastronómicos, poco a poco, y con la rehabilitación voy mejorando, así que con ánimo y fuerza remoto el blog para publicar y compartir con todos vosotros nuevas recetas, y un nuevo apartado de recetas para llevar: PICNIC, planificando recetas sabrosas al aire libre.

Damos por comenzada la temporada de recetas veraniegas,  que aunque aquí en el Norte, todavía no hemos disfrutado de verdaderos días soleados,  tenemos unas ganas tremendas de sol, calorcito, playa, monte, paseos matutinos, paseos nocturnos de los cuales me encanta disfrutar, y por supuesto, de los ya tradicionales picnic!

PICNIC,  lo mejor para llevar y disfrutar de una comida campestre


Así llamamos a las famosas meriendas o comidas campestres, en pleno campo, sabíais que el primer uso de esta palabra se utilizó en 1692, en Francia, en los siglos XVIII Y XIX, los picnics eran eventos sociales que reunían a muchas personas en los parques reales de Francia para disfrutar de comida y bebida.

La base principal de un buen picnic son sándwiches, bocadillos, frutas, postres dulces, verduras en ensaladas o en cremas frías o calientes, es decir, cualquier comida que se pueda transportar.

Hoy os traigo una receta ideal para llevar, una crema fría de zanahorias y calabaza asada, que se puede transportar en termos individuales, o en tuppers individuales que no sean de plástico. Vamos a desechar cualquier menaje de plástico para nuestro picnic, lo ideal es haceros con una cesta de picnic que podéis comprar en

estas tres opciones son para cuatro personas, e incluyen todo lo necesario, desde platos, copas, cubiertos, compartimento frigorífico, etc.. la del medio es la más completa, dependiendo de cuánto os queráis gastar. A mi me encantan, además son super vintage, hecha a mano, la mejor forma de transportar de forma segura todos los utensilios y bebidas. Yo en temporada de verano, la dejo en el maletero del coche, porque prácticamente cada fin de semana  nos vamos de picnic, y no sé porqué, pero me da la sensación que este año, la vamos a utilizar mucho más. 

Bueno, ahora vamos con la receta hecha en Thermomix, pero que podéis preparar de forma tradicional si no tenéis robot de cocina.

INGREDIENTES


500 gr. calabaza
700 ml. agua
1 vasito de vino blanco
1 yogur natural
1 puerro
1 diente de ajo
Sal
1/2 cucharadita de Pimienta blanca
1/2 cucharadita de cúrcuma
50 ml aceite de oliva VE


1. Echamos en el vaso de la Thermomix, el puerro, el ajo y el aceite, programamos 12 seg/vel 4, programamos 8 min/100º/vel 1.

2. Pasado ese tiempo añadimos la calabaza en trozos, programamos 10 min/100º/vel cuchara. Dos minutos antes de que termine la cocción, añadimos el vino blanco, para que se evapore.

3. Añadimos el caldo, las especias y la sal, programamos 14 min/100º/vel cuchara.

4. Por último, trituramos hasta obtener una crema ligera, programamos 30 seg/vel progresiva de 5 a 10.

5. Una vez esté templado, añadimos el yogur natural, batidos de nuevo, y reservamos hasta la hora de consumir.






Como es una crema ligera para llevar, esperaremos hasta que esté completamente frío hasta de echar en el termo, yo utilizo un termo grande con grifo, que es más fácil de utilizar a la hora de servir, ya que este tipo de cremas al no ser totalmente espesas, no tienen la textura de un puré de verduras, si no más bien son ideales para beber. El termo ideal  para transportar este tipo de alimentos es

tiene una capacidad de 1,9 litros, además es super resistente, y mantiene los alimentos tanto fríos como calientes.




Entradas populares