Subscribe & Follow

miércoles, 12 de junio de 2019

CREMA FRIA DE CALABAZA ASADA

Como habéis podido comprobar he tenido el blog en fase de parada temporal, y os pido disculpas por ello, por motivos personales de fuerza mayor, no he podido dedicarme al blog estas últimas semanas, una operación de cadera me ha tenido y me tiene un poco ausente de trabajos tanto virtuales como gastronómicos, poco a poco, y con la rehabilitación voy mejorando, así que con ánimo y fuerza remoto el blog para publicar y compartir con todos vosotros nuevas recetas, y un nuevo apartado de recetas para llevar: PICNIC, planificando recetas sabrosas al aire libre.

Damos por comenzada la temporada de recetas veraniegas,  que aunque aquí en el Norte, todavía no hemos disfrutado de verdaderos días soleados,  tenemos unas ganas tremendas de sol, calorcito, playa, monte, paseos matutinos, paseos nocturnos de los cuales me encanta disfrutar, y por supuesto, de los ya tradicionales picnic!

PICNIC,  lo mejor para llevar y disfrutar de una comida campestre


Así llamamos a las famosas meriendas o comidas campestres, en pleno campo, sabíais que el primer uso de esta palabra se utilizó en 1692, en Francia, en los siglos XVIII Y XIX, los picnics eran eventos sociales que reunían a muchas personas en los parques reales de Francia para disfrutar de comida y bebida.

La base principal de un buen picnic son sándwiches, bocadillos, frutas, postres dulces, verduras en ensaladas o en cremas frías o calientes, es decir, cualquier comida que se pueda transportar.

Hoy os traigo una receta ideal para llevar, una crema fría de zanahorias y calabaza asada, que se puede transportar en termos individuales, o en tuppers individuales que no sean de plástico. Vamos a desechar cualquier menaje de plástico para nuestro picnic, lo ideal es haceros con una cesta de picnic que podéis comprar en

estas tres opciones son para cuatro personas, e incluyen todo lo necesario, desde platos, copas, cubiertos, compartimento frigorífico, etc.. la del medio es la más completa, dependiendo de cuánto os queráis gastar. A mi me encantan, además son super vintage, hecha a mano, la mejor forma de transportar de forma segura todos los utensilios y bebidas. Yo en temporada de verano, la dejo en el maletero del coche, porque prácticamente cada fin de semana  nos vamos de picnic, y no sé porqué, pero me da la sensación que este año, la vamos a utilizar mucho más. 

Bueno, ahora vamos con la receta hecha en Thermomix, pero que podéis preparar de forma tradicional si no tenéis robot de cocina.

INGREDIENTES


500 gr. calabaza
700 ml. agua
1 vasito de vino blanco
1 yogur natural
1 puerro
1 diente de ajo
Sal
1/2 cucharadita de Pimienta blanca
1/2 cucharadita de cúrcuma
50 ml aceite de oliva VE


1. Echamos en el vaso de la Thermomix, el puerro, el ajo y el aceite, programamos 12 seg/vel 4, programamos 8 min/100º/vel 1.

2. Pasado ese tiempo añadimos la calabaza en trozos, programamos 10 min/100º/vel cuchara. Dos minutos antes de que termine la cocción, añadimos el vino blanco, para que se evapore.

3. Añadimos el caldo, las especias y la sal, programamos 14 min/100º/vel cuchara.

4. Por último, trituramos hasta obtener una crema ligera, programamos 30 seg/vel progresiva de 5 a 10.

5. Una vez esté templado, añadimos el yogur natural, batidos de nuevo, y reservamos hasta la hora de consumir.






Como es una crema ligera para llevar, esperaremos hasta que esté completamente frío hasta de echar en el termo, yo utilizo un termo grande con grifo, que es más fácil de utilizar a la hora de servir, ya que este tipo de cremas al no ser totalmente espesas, no tienen la textura de un puré de verduras, si no más bien son ideales para beber. El termo ideal  para transportar este tipo de alimentos es

tiene una capacidad de 1,9 litros, además es super resistente, y mantiene los alimentos tanto fríos como calientes.




domingo, 19 de mayo de 2019

PAN DE ESPELTA CON MASA MADRE


La harina de espelta es una de las harinas que más me gustan para hacer pan, por su sabor, y sus cualidades nutritivas. La peculiaridad de este pan es que está horneado en horno de leña, lo cual aporta un sabor a leña super rico, lo malo, es que no tengo en casa el horno de leña, así que sólo puedo hacer este tipo de pan cuando vamos al campo, ya que el horno es de el abuelo de mis hijas, y es que hay que aprovechar todo lo que tenemos a nuestro alcance para varias nuestras recetas, parece que no, pero sólo un cambio de horno, da un toque diferente a un rico pan casero.

Pero a falta de horno de leña, bien será un horno tradicional, lo  importarte es que podamos hacer el pan casero, a nuestro gusto, y con los ingredientes que nosotros queramos, sin conservantes, y sin tiempos de congelación, pan natural día a día. 


INGREDIENTES


200 gr. masa madre
300 ml. agua
500 gr. harina de espelta
Sal

1. Echamos en el vaso de la Thermomix la masa madre, la harina y la sal, programamos amasado, 15 min, vamos añadiendo el agua, según vaya necesitando la masa, dependiendo de la hidratación de la masa madre, seguramente no necesitaremos toda, tenemos que conseguir una masa de pan, esponjoso y húmeda, que se pegue un poco en las paredes del vaso.

2. Una vez amasado, sacamos del vaso, y dejamos levar la masa durante dos horas, después desgasificamos, damos forma al pan, y volvemos a dejar que coja volumen durante una hora mínimo. 

3. Horneamos a 200º durante una hora aproximadamente, dependiendo del horno que utilicéis, el pan debe quedar con una corteza crujiente y esponjoso por dentro. 





sábado, 18 de mayo de 2019

ARROZ CON LECHE Y CHIA SIN AZÚCAR

Uno de los postres que más gusta en casa, es el tradicional arroz con leche, la verdad, es que ni me acuerdo desde cuando lo comemos en casa, desde …. la infancia, ya que es un postre que ya preparaban nuestras abuelas, con pocos ingredientes logramos una postres dulce y cremoso. 

He querido adaptar la receta tradicional, para que este postre pueda consumirse por personas que reducen el consumo de azúcar, o simplemente para que sea un postre más ligero calóricamente hablando,  pero igual de rico.

INGREDIENTES


600 ml leche de arroz
400 ml leche semidesnatada
100 ml sirope de coco (la cantidad dependerá de lo golosos que seaís)
140 gr. arroz redondo
1 palo de canela
Piel de limón
3 cucharadas de semillas de chía
Canela en polvo

1. Ponemos en el vaso de la Thermomix las mariposas en las cuchillas, añadimos  todos los ingredientes menos la chía, programamos 35 min/90º/vel 1, giro inverso, ponemos el cestillo sobre la tapa para evitar salpicaduras.

2. Cuando termine la cocción, quitamos el palo de canela y la piel de limón, añadimos la chía, mezclamos con una espátula y echamos sobre los cuencos.

3. Espolvoreamos con canela en polvo.

* Recordad que podéis preparar este postre, igualmente sin Thermomix, de forma tradicional en una cazuela, la única diferencia, es que tendréis que estar más pendientes de la cocción, removiendo para que no se os pegue al fondo de la cazuela. 






Podéis sustituir la leche por la que utilicéis habitualmente, a mi me gusta mucho el sabor de las leches vegetales, la de arroz, concretamente le da un sabor extra a este postre, respecto al edulcorante, podéis utilizar cualquier tipo de sirope, como el de agave, o el de Stevia, yo soy fan del sirope de coco, por su sabor tropical. 




Entradas populares