Subscribe & Follow

miércoles, 3 de abril de 2019

PAN IRLANDES CON FRUTOS SECOS

Llega el buen tiempo con él, los días soleados, el calor y las horas de disfrutar del campo y la naturaleza, aprovechando todo esto, he hecho hornada de pan, en el horno de leña, todavía no le he pillado en truco,  pero salen unos panes buenísimos, con mucho sabor. 

La idea de hacer este pan, me ha venido al leer el libro "Con sabor a Irlanda", una novela muy entretenida, romántica, que te cautiva, por  las pinceladas gastronómicas de la cocina irlandesa, además, lo mejor de todo, es que al final del libro, encontramos las recetas detalladas que la propia protagonista nos relata en el libro, me ha parecido genial ese detalle de la autora. 

El pan de soda irlandés, es característico por no llevar levadura, que es sustituida por bicarbonato sódico, que será, junto al suero de leche (buttermilk), los encargados de formar las burbujas encargadas de dar esponjosidad a la masa. Tradicionalmente, en Irlanda se utiliza la harina de repostería para hacer este tipo de pan, ya que contiene menos gluten. 

En Irlanda, este tipo de pan se consume para acompañar los estofados de carne, o en desayunos y meriendas, en rebanadas tostadas con mantequilla y mermelada. 

INGREDIENTES


200 gr. harina integral
500 gr. harina reposteria
1 cucharada de bicarbonato
375 ml leche desnatada
Zumo de medio  limón 
Nueces
Cacahuetes
Almendras

1. Mezclamos el zumo de limón la leche, para hacer el suero de leche o buttermilk,  dejamos reposar durante 20 minutos. 

2. Mezclamos las dos harinas con el bicarbonato, añadimos la buttermilk, amasamos para mezclar los ingredientes, echamos la masa sobre la encimera enharinada, trabajamos la masa hasta que esté manejable, añadimos los frutos secos, y damos forma de bola. 

3. Horneamos durante 30 minutos a 200ºC. 

Yo no he añadido sal en la receta, porque los frutos secos ya aportan el suficiente sal. 








lunes, 1 de abril de 2019

TARTA DE MANZANA SHARLOTKA


Un de las tartas internacionales más cocinadas en el mundo, es la tarta de manzana, una receta que encontramos en todas los recetarios dulces de distintos países, si bien, en cada país, se prepara de una forma diferente. 

Hoy os traigo la típica tarta de manzana rusa, una receta con pocos ingredientes, y el protagonista principal son las manzanas verdes, yo he usado Grand Smith, es una tarta sencilla, básicamente consiste en echar en el molde las manzanas laminadas, y encima de estas una masa de bizcocho, se puede adornar con azúcar glas, yo he sustituido el azúcar glas, por un cumbrle de canela.

INGREDIENTES

4 manzanas verdes
3 huevos
180 gr. azúcar moreno
125 gr. harina
1 cucharadita de aroma de vainilla
1 cucharadita de canela en polvo
60 gr. mantequilla
85 gr. harina de almendra
3 cucharadas de avena 

1. Cortamos las manzanas en láminas, y echamos sobre el molde.

2. Batimos los huevos, con el azúcar moreno, hasta que blanqueen y doblen su volumen, añadimos la vainilla y la harina, batimos hasta integrar completamente la harina en la masa.

4. Echamos la masa sobre las manzanas, cubriéndolas por completo, en integrando las manzanas en la masa.

5. Batimos la mantequilla fría, con la canela, la avena y la harina, hasta formar una masa desmigada y arenosa.

6. Echamos el cumbrle sobre la tarta, y horneamos 50 minutos a 180ºC, calor arriba y abajo. 

Podéis sustituir el azúcar moreno por miel, y dar un toque diferente al sabor, además, en el cumbrle también podéis sustituir la harina de almendra por harina de avellanas o una harina común. 





El interior de esta tarta es húmedo gracias al jugo que van soltando las manzanas laminadas, además, al añadirle el cumbrle, combinamos con una textura crujiente, dos sabores en una sola tarta, manzana y canela.

Una tarta típica para épocas de frío, acompañada por un buen té o un chocolate caliente, podéis decorar con nata montada o acompañar con un helado o salsa de manzana o vainilla. La decoración la dejo a vuestra elección y gusto. 

jueves, 28 de marzo de 2019

FLAN VEGANO

Si pensabais que no se podía hacer un flan sin huevo y sin lactosa, estáis muy equivocados, en caso no hay nadie alérgico a ninguno de estos dos ingredientes, pero me gusta aligerar los dulces caseros evitando calorías innecesarias, utilizando otros ingredientes que aportan un sabor diferente a los postres. 

Una opción más saludable para hacer los postres caseros es sustituir la leche de vaca por leche vegetal, de soja, avena, almendras, coco, avellanas, arroz … son leches que aparte de saludables su sabor es diferente, además, este tipo de leches ya incluyen muchas de ellas, azúcar saludable, por lo que reduciremos el azúcar en las recetas dulces que cocinemos.

El agar agar que utilizamos en esta receta, es una sustancia gelatinosa obtenida de varias especies de algas, muy utilizado en cocina y repostería como espesante y gelificante. Tiene diez veces más poder gelificante que la gelatina tradicional, además es incoloro y no tiene ningún sabor, y lo más importante es totalmente vegetal. Os dejo los gramos que podéis añadir en vuestras recetas dependiendo de la textura que deseéis conseguir:

Si queremos una textura muy blanda utilizaremos 1,5 gr.
Si queremos una textura blanda, utilizaremos 3 gr.
Si queremos una textura dura, añadiremos 10 gr.
Si queremos una textura muy dura, añadiremos 15 gr.



INGREDIENTES


1/2 litro de leche de avena
100 gr. harina de garbanzo
100 gr. harina de maíz o maicena
100 gr. azúcar de coco
1 cucharadita de agar agar
2 cucharadas de mantequilla
Aroma de vainilla
Cáscara delimón
Caramelo líquido
Agua


1. Mezclamos en un bowl el azúcar y la maicena, reservamos.

2. Disolvemos la harina de garbanzo en medio vaso de agua, añadimos la mezcla anterior, mezclamos todo hasta lograr una crema homogénea y espesa.

3. Calentamos la leche con la vainilla y la cáscara de limón, dejamos hervir.

4. Añadimos la crema anterior a la leche, dejamos a fuego bajo, sin dejar de remover, pasamos cinco minutos retiramos del fuego, añadimos la mantequilla, disolvemos removiendo.

5. En medio vaso de agua disolvemos el agar agar, que añadimos a la crema caliente anterior.

6. En el molde echamos el caramelo líquido, y la crema del flan, dejamos enfriar a temperatura ambiente, y luego llevamos al frigorífico hasta el día siguiente.

Podéis hacer la receta manualmente, o con una batidora, yo utilicé la batidora de varilla para que no se formen grumos al hacer la crema.







Entradas populares